"Cuando alguien, viendo la hermosura de este mundo y acordándose de la verdadera, toma alas y,una vez alado, deseando emprender el vuelo y no pudiendo, dirige sus miradas hacia arriba, como un pájaro, y descuida las cosas de esta tierra, se le acusa de estar loco"

Platón

martes, 23 de junio de 2015

Sábado 20 de junio de 2015. Arcones

Vuelo 93.

Un día que pintaba muy bien, había prueba de la Liga Norte de parapente y cuando llegamos al despegue ya estaban casi todos en el aire con muy buena altura.

Subí con el Procu y con Alfredo que está retomando los vuelos, por ahora solo con el trapo. Luego fueron apareciendo Paco (Topo), Rafa, Xavi, Mani y alguno más.

El viento estaba bastante cruzado del este pero entraban buenas rachas enfrentadas y aprovechando una de ellas despegué bastante bien, esperando en los montantes y sin tirarme a la barra.



No tardé en encontrar una buena térmica que me puso por encima del despegue, luego me fui a la Hoya y desde allí con 2.400 m decidí intentar ir a Pedraza, como en el vuelo anterior, pero igual que en ese vuelo al final tuve que renunciar pues no encontraba nada en el valle. En Gallegos con 2.000 m viré hacia la campa.

Desde Gallegos hasta Matabuena estuve en una descendencia continua y me di cuenta de que no llegaría a la campa, sobre Matabuena peleé un rato en un cero y llegue a pensar que remontaría lo suficiente para llegar a Arcones pero al final no pudo ser y tuve que buscar una campa alternativa.

Como no tenía muy clara la dirección del viento elegí una campa cuesta arriba cerca de la carretera, no era muy buena pero era la mejor opción que tenía a tiro. Según me aproximaba, vi que iba a quedar muy cerca de la N-110 así que piqué con ganas para perder altura, como llevaba mucha velocidad aguanté mucho en la barra para tener más control pero al ir a coger los montantes fallé y acabe aterrizando tumbado con la mala suerte de golpearme la pierna derecha con una piedra, la verdad es que la campa estaba llena de piedras.

Noté que tenía una bulto muy grande en la pierna y pensé que me la había partido, intenté incorporarme para ver si estaba rota y la pierna respondió y me sujetó sin problema. Así que descarté la rotura y y empecé a pensar en una hemorragia (estoy anticoagulado con sintrom)

No tardaron nada en llegar Alfredo y Procu. Alfredo me llevo al ambulatorio de Navafría. Me atendió una doctora muy simpática pero que se asustó muchísimo al conocer mi historial y me mandó a urgencias de Segovia pues pensaba que podía tener complicaciones. En Segovia me hicieron una radiografía con la que descartaron lesiones oseas y me curaron y vendaron diciéndome que en Madrid tenía que ir a mi hospital porque era posible que tuvieran que ponerme un drenaje.

Afortunadamente el tema ha evolucionado bien y por ahora no ha sido necesario el drenaje y el hematoma se ha reducido bastante, por ahora me han mandado una semana de reposo. Esperemos que todo quede en eso.

No me cansaré nunca de agradecer al Procu y a Alfredo la ayuda que me prestaron inmediatamente y a toda la gente del vuelo su interés por mi estado. ¡Mil gracias a todos!



lunes, 1 de junio de 2015

Domingo 31 de mayo de 2015. Arcones

Vuelo 92.

Tuvimos un día con unas condiciones fantásticas para el vuelo, buenas térmicas y techo alto, más de 3.000 m, aunque yo no llegué a aprovecharlo del todo pues estuve más pendiente de hacer pruebas con el arnés de Juaki que del vuelo en si.

Fui con el Procu y antes de subir paramos en la campa para colgarme en la portería y probar los ajustes que le había hecho al arnés.

Arriba aparecieron Antonio Letón y Pablo Gómez-Trenor mientras estábamos montando pero se subieron al despegue de arriba donde estaban el abuelo y Marcos Sebares.

El viento estaba bastante cruzado del oeste así que tuve que esperar para despegar, después como sabía que la ladera con ese viento tan cruzado no funcionaría me abrí hacia el valle hasta que encontré una térmica antes de la cantera con la que remonté hasta 2600 m, a esa altura la deje para irme hacia la Hoya mientras iba probando distintas posiciones en el arnés. Esta vez entré mejor en el arnés y aunque no pude cerrar completamente la cremallera, iba mucho más cómodo que la primera vez aunque sigo teniendo la sensación de que me queda algo justo.



Cuando llegué a la Hoya decidí intentar ir a Pedraza pero poco después de pasar Matabuena , como iba muy lento por el viento, giré y enfilé hacia Arcones viento en cola. Dejé Matabuena con buena altura, 1900 m pero llegué a la campa muy justo, en un planeo continuo con una descendencia de -3, -5 m/s.

Al llegar vi a unos parapentistas haciendo campa en el extremo oeste del aterrizaje, en ese momento la manga indicaba viento del noroeste así que no me estorbarían en el aterrizaje, pero justo cunado iba a encarame hacia el noroeste la manga giró indicando viento del oeste así que tuve que cruzar para aterrizar hacia el oeste y mi senda de planeo pasaría justo por donde estaban los parapentistas. En cuanto me incorporé y empecé el planeo final se pusieron a levantar la vela, entonces les pegué un grito y se percataron de mi presencia y bajaron la vela. Aterricé bien y después de apartar el ala y quitarme el arnés me acerqué para decirles que por favor practicaran en las campas de al lado y no en el aterrizaje, entonces se enfadaron mucho y me dijeron que hacían campa donde querían porque les había faltado el respeto al gritarles desde el aire. ¡Otra vez la historia de siempre!

Salvo por ese incidente, un día de los que se disfrutan de verdad, además el Procu se dio un buen vuelo de dos horas subiendo hasta 3.000 m.



domingo, 24 de mayo de 2015

Viernes 22 de mayo de 2015

Vuelo 91

Llegué a la campa con tiempo para cambiar el cuelgue del ala pues quería probar el antiguo arnés de Juaki, un Rotor, y el cuelgue de mi ala es muy corto para ese arnés, allí me encontré a Fran y luego fueron llegando poco a poco Carni, Nestor, Antonio (Churre) Domenico, Luis y Nestor ¡el comando palito al completo!

Tuvimos que esperar un buen rato en el despegue porque el viento venía muy cruzado del este.



Una vez que estuvo bien encarado despegué bastante bien pero enseguida empezó mi calvario con el arnés. Primero metí los pies en el forro de tela de la parte de atrás de la paca de carbono y tardé un rato en introducirlos en su sitio, después fui incapaz de cerrar el arnés por mucho que lo intenté.

El sistema de basculado, palanquita para el culo, funcionó muy bien y probé distintas inclinaciones aunque en la posición más tumbada me sentía muy raro, supongo que esto es debido a la falta de costumbre, y tendía a levantarme empujando con los brazos en la barra.

Al ir a aterrizar no me costó demasiado rotar (era mi principal preocupación) pero una vez incorporado iba incomodísimo, notaba como si la placa me empujara los omóplatos hacia adelante y no podía picar a gusto, eso si, al menos terminé haciendo un aterrizaje de libro.

Fue una pena el tema del arnés porque el día era muy bueno, conseguí remontar hasta 2200m, pero no pude aguantar más de media hora sin cerrar el arnés, me cansé mucho. Tras aterrizar, estaba tan mosqueado con el arnés que volví a colocar el cuelgue original en el ala pensando en seguir con mi arnés antiguo pero tras hablar con Juaki decidí tratar de ajustarlo mejor y darle otra oportunidad.