"Cuando alguien, viendo la hermosura de este mundo y acordándose de la verdadera, toma alas y, una vez alado, deseando emprender el vuelo y no pudiendo, dirige sus miradas hacia arriba como un pájaro y descuida las cosas de esta tierra, se le acusa de estar loco"

Platón

jueves, 15 de septiembre de 2016

Sábado 9 y domingo 10 de julio de 2016. Arangoiti

Vuelos 118 y 119.


Fin de semana en Arangoiti con Carlos, Pablo y Mani para volar un par de mangas de la Euskal Liga que ademas también eran válidas para la Liga Sistema Central.

El viernes por la noche, antes de pasar por Monreal a casa de Patxiku donde nos alojábamos, nos acercamos a Pamplona para conocer el ambiente de los Sanfermines. Picamos algo allí, nos tomamos unas cañas y nos volvimos después de ver los fuegos artificiales.




El sábado subimos a Arangoiti después de repartirnos en los coches en el Irubide, el día estaba de sur y pusieron una prueba de 98km en dirección a Jaca para entrar luego hacia el Pirineo y volver a aterrizar en Berdún. Me pareció que la primera parte podía ser factible (hasta el desvío hacia el Pirineo) y me preparé para despegar con ganas de hacer un buen vuelo, pero sin embargo hice el peor despegue que haya hecho nunca. Me tiré a la piscina y toqué con la barra de control en las jaras, afortunadamente la fuerte pendiente me sacó sin más problemas pero pudo haber sido mucho peor. Además se me enganchó también la boquilla del camelbak y perdí todo el agua que llevaba.

Tras tranquilizarme después del cabreo por el horrible despegue estuve un rato tratando de ganar altura hasta que decidí tirar hacia el start. Me fui un poco bajo de altura y recorrí toda la ladera con el culo prieto hasta que casi al final y cuando ya iba muy bajo, a media ladera, conseguí girar una térmica que me aseguró la llegada a las campas del final del embalse.

Hice la primera baliza y salté para apoyarme en la siguiente ladera aunque un poco justo. Sobre Sigües vi aterrizada un ala y como seguía bastante tocado por el despegue y empezaba a tener sed decidí aterrizar allí también, donde me encontré que el piloto aterrizado era Rubio.

Nos recogió Nuria y nos fuimos al gol donde llegamos para ver aterrizar a Pablo, Mani y Yon, y luego me fui a recoger a Carlos.

Al día siguiente, tuve bastantes dudas sobre volar o no pues seguía dándole vueltas al despegue del día anterior, pero afortunadamente decidí despegar y lo hice bien pero.... se me atasco la cremallera del arnés con la tapa del cono y por mucho que lo intenté no pude cerrarla, así que acabé enfilando hacia los hangares pero me pegué demasiado a la ladera al girar hacia el norte y me comí el sotavento teniendo que aterrizar en un trigal junto a Lumbier. 

Después de recoger a Carlos y a Pablo que se quedó a 1 km de gol nos volvimos a Madrid.

A pesar de todos los incidentes disfruté mucho del viaje, siempre es un gusto volar en Arangoiti y disfrutar de la hospitalidad de los pilotos vascos y navarros, además como de todo se aprende, me llevé unas cuantas lecciones bien aprendidas.







miércoles, 6 de julio de 2016

Domingo 19 de junio de 2016. Arcones

Vuelo 117.

Día con bastante viento y muy cruzado del este. montamos arriba y tuve que esperar un rato a que entrase bien enfrentado. Hice un despegue regular pues dejé el ala un poco frita aunque la controlé sin problemas.




Estuve por la ladera hasta Navafría con bastantes menéos, no fue vuelo agradable pues me empeñe en ir sobre la cuerda que es donde había más turbulencia (lógico con viento tan cruzado) si hubiese volado un poco más separado habría disfrutado bastante más del vuelo.

Después de aterrizar nos preocupamos pues algunos desde el aire habían visto a alguien fallar un despegue. Luego nos enteramos que había sido Alberto Reinhardt aunque afortunadamente sin consecuencias graves para él salvo una fisura en la muñeca.

miércoles, 22 de junio de 2016

Sábado 11 de junio de 2016. Arcones

Vuelo 116.

Bonito día de vuelo en el que nos juntamos bastantes pilotos. despegamos de arriba pues había bastante viento.

Un día de esos en los que se aprende bastante pues la ladera funcionaba muy justita y las térmicas estaban rotas pero había bastante actividad.




Estuve por la ladera desde Navafría donde marqué un vértice en el gps para intentar un triangulo hasta un poco al este del despegue donde marqué el 2º vértice. El tercer vértice me lo indicaba el gps más o menos en Matabuena. después de conseguir este último vértice me fui al aterrizaje pero no me había dado cuenta de que no había cerrado el triangulo, tenía que haber vuelto a nava fría para completarlo. ¡Los fallos del novato!