"Cuando alguien, viendo la hermosura de este mundo y acordándose de la verdadera, toma alas y, una vez alado, deseando emprender el vuelo y no pudiendo, dirige sus miradas hacia arriba, como un pájaro, y descuida las cosas de esta tierra, se le acusa de estar loco"

Platón

domingo, 18 de enero de 2015

Sábado 17 de enero de 2015. La Muela de Alarilla

Vuelos 74,75 y 76.

Otro frío y divertido día de invierno en La Muela. Nos juntamos ocho alas aunque al final solo volamos Valín, Paco Topo, Pablo y yo.



El día empezó flojito y solo se aguantaban los parapentes, que había por todos lados, así que tuvimos que esperar a que subiese un poco la intensidad del viento. 

Blay volando con el trapo
Valín fue el primero en despegar aunque no tardó en aterrizar pues decía que estaba justo y con el tráfico de trapos que había podía acabar en la campa de abajo fácilmente, que es justo lo que le pasó a Paco. Después despegamos Pablo y yo pero no tardé mucho en aterrizar pues no estaba cómodo con tanto parapente. 

Al final me pegué otros dos vuelos más, igual que Pablo y Paco y por supuesto menos que Valín, que en su línea, no paraba de despegar y aterrizar disfrutando como un niño.


viernes, 19 de diciembre de 2014

Viernes 12 de diciembre de 2014. La Muela de Alarilla

Vuelo 73.

Divertido día de vuelo en la Muela en compañía de Luis y de Valín que llegó un poco más tarde.




Llegamos pronto y como apenas había viento, Luis aprovechó para hacer un par de descensos con el parapente. Después empezó a mejorar la cosa y pudimos volar con las alas.

Cometí un par de errores, el primero sin importancia, me comí la fuga del lado este y perdí bastante altura por andar toqueteando el vario. El segundo, más grave, acabó afortunadamente sin consecuencias; estaba volando junto a un par de parapentes cursillistas y al salir de un giro me despisté vigilando los trapos y me encontré de golpe con la ladera, reaccioné bien y metiendo velocidad pude girar y evitar el tener que hacer un aterrizaje contra pendiente de emergencia, o lo más probable, el haberme estampado contra la ladera.

Valín apareció poco antes de aterrizar yo arriba. Voló el ala de Luis, la mía y la suya y disfrutó como un enano con toda la ladera para él solo ya que para entonces el viento había arreciado y era excesivo para los parapentes. Fue un autentico placer ver aterrizar a Valín con mi ala, uno de los aterrizajes más suaves y elegantes que he visto en mi vida. Yo de mayor quiero ser como Valín.





domingo, 9 de noviembre de 2014

Sábado 8 de noviembre de 2014. la Muela de Alarilla

Vuelo 72

Fantástico y otoñal día de vuelo, o más bien invernal por la sensación térmica. No pensaba poder volar este fin de semana pero a última hora conseguí arreglarlo para intentarlo y aunque salí muy tarde de Madrid, afortunadamente me habían recogido mi ala así que pude ir directamente a La Muela y ganar algo de tiempo.



Según me acercaba a La Muela ya vi algún parapente desde la distancia y enseguida reconocí también el ala de Valín en el aire.

Cuando llegué ya estaba casi todo el mundo listo para despegar, el día tenía buena pinta, viento fuertecito y ladera asegurada. Me puse a montar rápido pues estaba previsto que el viento arreciase y aumentara la probabilidad de lluvia según avanzaba el día.



Despegué un poco estresado pues era mi primer vuelo después del incidente con la portería de Arcones y tras cambiar el borde de ataque tenía el runrun de si estaría todo bien montado y el ala se comportaría bien. Nada más despegar me tranquilicé al notar el ala perfecta, exactamente igual que siempre. 

Fue un vuelo típico de ladera de La Muela, con viento bastante laminar y alguna que otra térmica y la ventaja añadida del poco trafico de parapentes debido a la intensidad del viento, un día precioso con una luz fantástica y un ambiente inmejorable pues al final nos juntamos unas quince alas.



Tras una media hora de vuelo aterricé bien arriba y me dedique a disfrutar del resto del día haciendo fotos y vídeos.

Valín no paró en toda la tarde de despegar y aterrizar, si no  hizo diez o más despegues no hizo ninguno, yo de mayor quiero ser como él. Pablo aprovechó para probar la T2C de Javi y la Litespeed de Luis y luego volvió a volar su ala.

Un día de los que se disfrutan de verdad tanto por lo "ganso" de las condiciones como por el buen ambiente en general.